?

El que sigue es un comentario al excelente retrato de la situación haitiana y del papel de los EE.UU. como potencia suprema en la región, que hace el editorial del Miami Herald Tribune del 29 de mayo de 2021. Haití vive una crisis política, social, económica y de gobernanza. Haití está en una crisis total. La ONU falló en lograr en sus diez años de presencia allí, establecer, al menos una Administración eficaz y una cierta institucionalidad. El actual Presidente busca perpetuarse. La oposición lo confronta. EE.UU. sólo dice: “háganse elecciones libres”. Pero ni las elecciones son soluciones a problemas más de fondo, ni los políticos haitianos tienen la voluntad de ponerse de acuerdo en unas normas mínimas para salir del trance. Mientras, EEUU amplÍa el plazo para que cerca de 200 mil haitianos puedan permanecer provisionalmente en su territorio por unos meses más, esperando que la situación se estabilice.

El principal afectado por todo lo que pasa en Haití es su vecino en la isla, la RD. Por la porosidad de las fronteras el tránsito de haitianos hacia la RD es incontrolable de hecho. Durante décadas ha habido un chorreo de haitianos hacia la RD que entran sin documentación, sin visas, movidos por la búsqueda de mejorar sus condiciones de vida, pese a que la RD tiene altos índices de pobreza, de desempleo y de sub empleo, y una pirámide con una base amplia de población joven, por tanto, no es un país que objetivamente requiera una inmigración masiva, a lo más cualificada. Así pues, la RD no requiere tanta mano de obra como la que entra por la frontera haitiana. Pese a ello, las entradas siguen y se acentúan cada vez que hay crisis en Haití.


La cuestión es que en ese país, Haití, todo es incertidumbre. Haití es un laberinto y como dicen las Iglesias y todo indica va hacia un “descenso a los infiernos”. pero en caída libre, agrego. El peligro para su vecino territorial, la RD, es que el trasvase constante y sin medida de población haitiana a este país no termine transmitiendo el mismo pathos político haitiano, y provoque además mayores conflictos sociales y culturales y de gobernanza en Quisqueya (nombre indígena de la isla), que es un sinónimo de Dominicana.


Da pena ver, desde lejos, como en la RD no se toman medidas eficaces y desde ahora, ya mismo, para prever la debacle político-social-estatal y de supervivencia de Haití y pasar de los dos polos antagónicos que caracterizan las dos posiciones sobre Haití y RD que toman muchos creadores de opinión y activistas sociales: a) indiferencia y justificación, (de políticos, intelectuales y algunas ONGs) y, b) ira y denuncias muchas veces destempladas y xenófobas, que lanzan un mensaje de odio, pero que no constituyen una solución, sino una salida emocional (de otro grupo de creadores de opinión, intelectuales y grupos llamados nacionalistas y patriotas)

La posición correcta de los dominicanos tiene que ser muy elemental y racional: unirse todos los dominicanos en defensa de su país, territorio y cultura e impedir el trasvase poblacional hacia la RD y activar la devolución de quienes no pueden estar en su territorio porque no hay trabajo para todos, y porque la soberanía de un país, es la esencia de un Estado, salvo que sus mismos ciudadanos estimen que este debe diluirse y convertirse en “tierra de nadie”, ya que, por ser para todos sin orden ni concierto, ni legalidad, ni recursos para que eso sea posible, terminará convertido en otro Haití en el Caribe, a medio plazo.

Incluso peor RD-si uno pone el tono de la criticidad en agudo-, porque al menos Haití tiene una población más cohesionada y que comparte su valores nacionales, mientras que en RD se ha sembrado la duda incluso sobre si es patriótico defender su población, territorio y soberanía. En ese sentido para un país que comparte una isla con otro estado es un caso insólito, porque eso suele despertar una intensa conciencia nacional y la voluntad de defensa de su ser y su conciencia nacional junto a su territorio y cultura.

AHORA BIEN, SI LOS DOMINICANOS NO SON CAPACES, NI ENTIENDEN QUE ESTA ES SU PRIORIDAD POLÍTICA NACIONAL E INTERNACIONAL PRINCIPAL, YA SE VERAN “HERMANADOS” EN LA DESGRACIA EN EL NOVENO CIRCULO DEL INFIERNO DE DANTE. EN EL RECINTO LLAMADO DE “LA ANTENORA”. SÍ, ESE RESERVADO A LOS QUE NO HAN SIDO FIELES A SU PATRIA.

Espero que si no actúe la razón, la inteligencia o el sentido común, para evitar esto, al menos contribuya a lograrlo el interés monetario. El Estado Dominicano debe dedicar sumas importantes, multimillonarias, para investigar las repercusiones negativas del trasvase incontrolado de población haitiana a RD a corto, medio y largo plazo, en lo cultural, lingüístico, antropológico, sociológico, económico, control del territorio fronterizo, salud pública, seguridad, defensa, Inteligencia y un largo etcétera.

Si un programa de investigación de este tipo se implementa, a lo mejor intelectuales orgánicos y propagandistas benévolos y biempensantes de la positividad de la haitianización progresiva de la RD, cambien de rumbo y estudien y mediten, con la mesura que da tener su vida cubierta por un buen estipendio, lo que espera a ese país RD, si sigue la deriva actual.

Si se hace una prognosis con los datos existentes de hacia dónde irá la RD, la respuesta para mí es clara: hacia un empeoramiento de las condiciones sociales y de igualdad de su población. Aunque, todo debe ser dicho, para algunos empresarios y especuladores, todo este marasmo fronterizo y de trasvase de mano de obra les permite un proceso de acumulación, vía la superexplotación del trabajo inmigrante, que es una vía de enriquecimiento rápido. Por tanto, hay que ser realistas, el poder del dinero pondrá estímulos y ejercerá influencias para que la RD siga siendo el territorio de vaciado de sobrepoblación haitiana. Al final, tendremos dos países en descenso al infierno, por el mismo precio.

31 de mayo de 2021.