Me parece una buena modificación la que hace el Presidente Abinader de las condiciones para acceder a puestos directivos en las Fuerzas Armadas (FAS). Con ello parece dar muestras de valor para afrontar cambios necesarios para sacar al país de la corrupción total en que la sumió el régimen del PLD en sus 20 años de control y saqueo del Estado.

Ahora bien, entendemos que el requisito de 25 y 20 años de pertenencia a las FAS es excesivo para ocupar puestos de Directores y Subdirectores y creo debe rebajarse a 20 y 15 años respectivamente.

Tan importante como el tiempo o la antigüedad deben ser los méritos y capacidades y, que el candidato cumpla con el perfíl para el cargo. Obvio, que no haya cometido faltas graves o haya sido juzgado y considerado culpable por delito.

La rebaja de años de servicio como precondición, permitiría un más rápido acceso a cargos de responsabilidad de personal militar más joven y con mejor formación militar y profesional y más apto para el combate.

Los “veteranos o mayores” deben estar en puestos de Estado Mayor y estrategia.

Los que formamos parte de la “Corriente Izquierda Democrática”, creemos firmemente en unas FAS muy operativas, con coroneles aptos para el combate y la dirección de tropas sobre el terreno, en el campo de batalla, contra un enemigo exterior y preparado para la defensa efectiva de nuestras fronteras terrestres, marítimas y aéreas, en cualquier momento.

También hay que velar por que la proporción entre generales, coroneles, capitanes, tenientes y subtenientes, y la tropa, se adecúe numéricamente a la proporcionalidad existente en los ejércitos más avanzados. Eso permitiría tener menos generales y coroneles, pero con sueldos más acordes a sus rangos y al costo de la vida.

Es decir, en este caso, menos es más. Un número de oficiales proporcional a la tropa pero con sueldos mucho más elevados, que para sobrevivir no obligue a algunos a la picaresca, al delito o a la dejación del juramento militar, para aplicar la máxima cínica de Balaguer: “para que les voy a pagar más si ellos saben buscarsela”.

La RD necesita dignificar a sus oficiales y tener una estricta criba de los mismos durante sus años de formación en las academias y durante toda su carrera militar a través de la formación permanente y con maniobras regulares para estar siempre listos para el combate, para cumplir con el lema, “Todo por la Patria”.

La Patria, que es su territorio, sus aguas limítrofes, su cielo y sobre todo la defensa de su Población y de su Cultura nacional.

Militares preparados profesionalmente e imbuídos del respeto a la Constitución, al Estado Social y Democrático de Derecho y a los valores nacionales de Duarte, Luperón y todos los patriotas que han forjado la nacionalidad dominicana.

Militares que estén bien pagados, con buenos salarios y planes de viviendas para soldados y oficiales. Para ello desde las cimas del Estado hay que ejemplarizar y que la Justicia castigue a los políticos corruptos, que deben ser expropiados de los bienes mal habidos e incapacitados para el ejercicio de puestos públicos por 10 o 20 años.

También hay que insistir en que los empresarios paguen sus impuestos no sólo por sus ingresos sino también por el monto de su riqueza en viviendas, terrenos, barcos, aeroplanos, helicópteros, acciones, etc., cómo se está proponiendo en USA.

Que no se les exoneren en los pagos de los impuestos, ni se les de amnistía fiscal. Por ejemplo, he leído que un empresario español pide que no se les cobren los impuestos para construir una gran urbanización de lujo y que se le eximan de los impuestos correspondientes incluso a quienes compren sus viviendas de lujo. A dónde irían entonces esos impuestos no cobrados? A sus bolsillos. Cuál es el beneficio para el país? Que se crearían empleos temporales para la construcción.

Poco, pues, para la RD y mucho para él. Inversores de este tipo no nos hacen falta. Preferimos inversores criollos. No nos dé espejitos a cambio de oro. Queremos inversores serios no especuladores en busca de pelotazos en países, como ellos dicen despectivamente, bananeros.

La “clase media” (es decir, los trabajadores asalariados y los autónomos, de altos y medianos ingresos) y los pobres, pagan sus impuestos religiosamente a través de los impuestos indirectos y directos. Por tanto, si ellos pagan los que tienen aún más también deben pagar. Eso es equidad, es justicia y es hacer un país sostenible.

La contrapartida política debe ser, eso sí, acabar con los políticos corruptos e hiper corruptos, aplicarles la Ley sin piedad, sin perdón. Quien no puede demostrar el origen lícito, empresarial o heredado, de sus bienes y riqueza debe ser juzgado y si es condenado debe ser expropiado.

De todo ello es que deben salir los ingresos para tener unas FAS bien pagadas, reducidas en número pero con alta capacidad combativa. Unos políticos y una administración pagada dignamente. Y una sociedad donde los inversores, los emprendedores, puedan invertir con agilidad y sin trabas innecesarias y hacer sus negocios lícitos sin tener que dar comisiones a políticos corruptos, pero sí pagando impuestos equitativos, los salarios que estipulan las leyes laborales y, si se cumple con todo eso, pues teniendo la mayor seguridad jurídica.

Ese es el camino hoy en día, todo lo demás es hacer demagogia, promover contubernios con el gansterismo político ejercido por los gobiernos del PLD -para repetir a igual o menor escala, sus trapicheos e inmoralidades-, o pretender, tal como está la correlación de fuerzas, internas y exteriores, soñar despierto con salidas radicales imposibles, objetivamente, hacer onanismos (pajas) mentales.